Dialogar o preguntar

0
Compartir

Tatiana Donoso Matthews disfruta del silencio y los paseos tranquilos por el bosque. El bordado, un pintalabios rojo y unos buenos pendientes la hacen sentir sabia, elegante e imbatible. Cree en la ternura y en la risa, y defiende los feminismos que luchan contra la opresión que no deja respirar.

Hace 45 años, de niña, tuvo que irse de Concepción (Chile) a Bucarest, siguiendo a sus padres exiliados tras el golpe de estado de Pinochet. Hoy, dice que aún extraña haber crecido arropada por el nido familiar que dejó en Chile desde tan temprana edad. 

Mediante sus proyectos artísticos, que abarcan fotografía, trabajo con archivo, bordado y poesía, ha recogido la memoria de la experiencia migratoria de otras y la propia, su memoria de niña migrante. Es madre a tiempo completo de dos niñas y disfruta del día a día de su barrio, de sus amigas y de Barcelona, sobre todo cuando hay pocos turistas.

Hoy compartimos el poema “Instrucciones para dialogar o las preguntas que no fueron hechas”, un diálogo poético con el fragmento de una carta de 1503 escrita por Américo Vespucio, ejercicio propuesto por la escritora Tania Pleitez Vela. El poema busca contrastar la brutalidad con la que las mujeres son descritas por Vespucio, con la ternura y sensibilidad de la poeta.

Instrucciones para dialogar o las preguntas que no fueron hechas

POR TATIANA DONOSO MATTHEWS
Las mujeres, aunque andan desnudas         ¿cuál era su nombre?     
                          
y son libidinosas                              ¿qué estrella guiaba su camino?

no tienen nada defectuoso en sus cuerpos,        ¿qué melodía cantaba al peinar su pelo?

hermosos y limpios             ¿entraba al agua sonriendo?

Una cosa nos ha parecido milagrosa           ¿qué susurraba al oído de su hijito? 

que entre ellas ninguna tuviera las tetas caídas         ¿era suave su silencio?

y las que han parido, por la forma del vientre y la estrechura,                ¿con qué hilo tejía sus relatos?

no se diferenciaban en nada de las vírgenes                       ¿pudo cerrar los ojos de sus muertos?
 
y en las otras partes del cuerpo parecían lo mismo.                   ¿Y ahora, qué hacer con tanta sangre?


Nota: En la columna de la izquierda y en cursiva se cita un fragmento de una carta de Américo Vespucio a Lorenzo de Medici (1503). Las preguntas de la columna derecha corresponden a la voz de la poeta. 
Más historias

Redes sociales

Con el apoyo de:

Ajuntament de Barcelona
Art for Change "la Caixa"

© 2019 Connectats Cooperativa . Derechos reservados